Los primeros comienzos en La Graciosa

Lanzarote

Historia de La Graciosa

07 - Dic - 2023

Tierra de navegantes y piratas, la isla de La Graciosa ya se considerada una localización estratégica para las expediciones en las Islas Canarias entre los siglos XV y XIX. De hecho, era conocida ampliamente por los piratas berberiscos y europeos, a quienes les proporcionaba un refugio seguro durante sus incursiones por el Atlántico.  

La historia de La Graciosa comenzó hace muchos siglos atrás, pero gran parte de la memoria de la isla comienza con los primeros asentamientos de habitantes, quienes, contra todo pronóstico, lograron echar raíces en Caleta de Sebo y Pedro Barba, los dos únicos núcleos poblacionales de La Graciosa.  

 

Los primeros asentamientos en La Graciosa 

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, la isla de La Graciosa comenzó a tener su primera población estable en Caleta de Sebo. Las primeras personas en establecerse en la isla procedían de Lanzarote, concretamente de las localidades de Haría y Teguise.  

En el año 1910 La Graciosa contabiliza 169 habitantes, población que seguiría creciendo debido a la actividad pesquera y posteriormente gracias al sector que actualmente impulsa la economía de la isla, el turismo. Aunque su crecimiento no es exponencial, hay que tomar en cuenta que La Graciosa sigue siendo una isla sin asfalto, donde el cuidado del medio es primordial para su conservación.  

Historia de La Graciosa

La Graciosa: la octava isla del archipiélago canario 

Es de gran importancia destacar que, en 2018, la isla de La Graciosa logró ser reconocida como la octava isla del archipiélago canario. Un hecho que para los gracioseros y gracioseras, supuso tener poder de decisión a nivel institucional. 

En la actualidad, la isla cuenta con 718 habitantes distribuidos mayormente en Caleta de Sebo, y la economía de la isla se basa principalmente en el turismo, un sector que atrae a decenas de miles de turistas al año para descubrir la inigualable belleza de la isla. 

Por suerte, llegar a la isla dejó de ser una odisea hace ya unos cuantos años, pues actualmente se puede llegar fácilmente a través del ferry que sale desde Órzola (Lanzarote), que cuenta con un trayecto de 25 minutos cada hora.  

Historia de La Graciosa