La isla de Lanzarote en las islas Canarias, es sinónimo de buen tiempo, playa, y vacaciones. Pero Lanzarote también es paisaje, son volcanes, Reserva de la Biosfera , cultura y arte; y César Manrique, tiene mucho que ver en esto último.

Para muchos, este pintor, escultor y artista de Lanzarote, es un gran desconocido. Pero si hablamos de los Jameos del agua, el jardín de Cactus, el Mirador del Río, el lago Martíanez en Puerto de La Cruz o el Mirador de La Peña en la isla de El Hierro, seguro que nos son conocidos o habremos visitado alguna de sus obras si hemos estado las islas Canarias.

Hoy dedicamos nuestro post en el blog al Mirador del Río, visita obligada que no debe de faltar cuando se viene a la isla de Lanzarote. Un enclave de gran valor paisajístico.

El Mirador del Río es uno de los mejores miradores de Lanzarote

A poco más de media hora de Arrecife, a 35 km en dirección hacia la zona norte de la isla, situado en el Risco de Famara, se encuentra El Mirador del Río. Una de las creaciones arquitectónicas más representativas de la esencia de la obra de César Manrique, ya que aquí se puede comprobar perfectamente como pretendía buscar la armonía entre el arte y la naturaleza, y respetar los valores medioambientales de Canarias.

Escavado sobre una roca del acantilado, a 479 metros de altura, se encuentra este mirador que ofrece la mejor e insuperable panorámica de todo el Archipiélago Chinijo y de la isla de La Graciosa. La obra cuenta con el principal artífice, que es César Manrique y también con Eduardo Cáceres y Jesús Soto . Se comenzó en 1971, y dos años más tarde, en 1973 fue abierto al público.

El Mirador del Río, imagen de fundación César Manrique.

Para llegar hasta aquí debe de hacerse en coche, pues no existe ningún medio de transporte público que nos acerque hasta aquí. Con lo que si se ha alquilado un coche para conocer el resto de la isla de Lanzarote, hay que dejar una tarde libre para venir hasta el Mirador del Río, y ver el atardecer de La Graciosa porque merece la pena.

Hay un parking gratuito a escasos metros del mirador, donde se puede dejar el coche y antes de entrar, si se quiere se puede pasear un poco por la carretera que va paralela al acantilado.

El parking del Mirador del Río, solo puedes llegar hasta aquí en coche.

Antes de entrar en el Mirador nos antecede una gran escultura de Manrique, que simboliza a todo el conjunto, y nos ubica del lugar donde nos encontramos. Tras la escultura se encuentra la entrada al edificio que se integra perfectamente en la roca y que pasa totalmente desapercibido a la vista.

Una vez en su interior, tras un pasillo decorado con antiguas cerámicas aborígenes, llegamos a un gran espacio acristalado en cuyo techo hay una gran escultura que impresiona al visitante. En este mismo lugar hay una cafetería , donde puede tomarse algo con tranquilidad mientras se contempla a través de la cristalera toda la isla de La Graciosa y el resto de islotes del Archipiélago Chinijo. A su vez, desde el lateral también se puede salir al exterior y asomarse al mirador, o subir a la terraza, desde donde aparte de ver la octava isla canaria, se pueden observar también las Salinas del Río en tonos rojizos, las más antiguas del archipiélago Canario, así como el famoso estrecho brazo de mar conocido como El Río, que separa la isla de Lanzarote de La Graciosa y que tiene 3 km de ancho.

En el interior del Mirador del Río

Las mejores vistas de La Graciosa son desde el Mirador del Río en Lanzarote

Sin duda son las mejores y más espectaculares vistas que se pueden tener de la más pequeña de las ocho islas Canarias, y que no dejan indiferente a nadie.

Vistas de La Graciosa desde el Mirador del Río.

Horarios del Mirador del Río

  • Horario de apertura : 10 – 17.45 h.
  • Horario de verano ( 1 julio a 30 septiembre) : 10-18-.45

Tarifas del Mirador del Río

  • Adulto :4.75 €
  • Niños: (7-12): 2.40 €
  • Residente canario adulto: 3.80 €
  • Residente canario niños: 1.90 €
  • Residente Lanzarote: 1 €
  • Personas con discapacidad : 30 % dto.

No se admiten mascotas. Excepto perros guía.